14 junio, 2017

Ameša Spenta: Aša Vahištā, la Mejor Virtud

Aša Vahištā, la Mejor Virtud, es probablemente el más antiguo y el más popular de los Ameša Spenta, sobre los que puedes leer haciendo click aquí.

Asha Vahista, obra de Hannah M. G. Shapero

Su antigüedad está marcada precisamente por contener en su nombre la palabra aša en avéstico, arta en persa antiguo y ta en sánscrito. Esta palabra encierra el concepto de «rectitud», «virtud» o «pureza» moral que tanto se valoraba dentro del culto zoroástrico, así como en el mundo védico en la India. Dentro de los Gathas, los textos escritos más antiguos de esta religión y teóricamente compuestos por el mismo Zarathustra[1], se menciona a Aša más que a cualquier otro de los Ameša Spenta, aunque solo en una ocasión (Y. 28.8) se le añade el adjetivo Vahištā, el superlativo «mejor», que más tarde pasaría a ser parte de su nombre propio[2]. Según los Gathas, Ahura Mazda es tanto el padre como el creador de Aša, junto al que se le nombra constantemente (Y. 44.3, 47.2). La idea de Ahura Mazda siendo padre y creador de los Inmortales es común a todos ellos, ya que el septeto que forman juntos se corresponde a los valores morales y las virtudes que se desean para los seres humanos y que, con el triunfo del Bien, se establecerán al final del tiempo como definitivas.
Como representación de «lo que debería ser» en la esfera física del mundo (el orden, la justicia, la rectitud, la virtud), Aša Vahištā está presente desde el principio de la creación y en prácticamente todas sus criaturas, a las que los textos llaman spəntōdāta-, también descritas como criaturas de ašaašahyā gaēθā (Y. 3l.1; cf. 43.6). Fue gracias a él que se pudo establecer el curso de los astros luminosos, la luna y el sol, y que las plantas crecieron. 



Templo de Fuego de Bakú, Patrimonio de la Unesco

Dentro del calendario zoroástrico, a Aša Vahištā le corresponde el segundo mes del año (del 21 de abril al 21 de mayo), que hoy en día se conserva con el nombre de Ordibehešt, que es la pronunciación evolucionada de Ardawahišt, el nombre del Inmortal en persa medio. También tenía asignado el segundo día de la semana. Según el Bunsahishn, en este día el Inmortal estaba asistido por tres yazatas: Atar, representado el Fuego y de quien se hablará más adelante, Srosh, el guardián de la oración, y Verethraqna, representando la Victoria[3], sobre quien podéis leer haciendo click aquí.
Aunque no parece que los Gathas establecieran un orden o una jerarquía entre los Ameša Spenta, se agrupan en tres dúos[4]; Aša Vahištā se empareja con Vohu Manah, el Buen Pensamiento, sobre el que podéis leer aquí.
En los rituales del zoroastrismo, Aša Vahištā se invoca al mismo tiempo que Atar o Atash, el yazata que simboliza el fuego. Ambos son guardianes de este elemento, que es por antonomasia el más representativo de la religión mazdeísta, a cuyos miembros se ha conocido a lo largo de la historia como «adoradores del fuego». En el mundo material y físico, el que nosotros podemos percibir, las llamas son la forma inmutable de Aša Vahištā, aquello que lo mantiene inmanente. Aunque no es exclusivo de este Ameša Spenta, ya que el fuego se considera dador de vida y por lo tanto se encuentra en el interior de todas las criaturas.
Además de manifestarse a través del fuego, Aša Vahištā también se relaciona con la cura de enfermedades y la medicina, ya que como hipóstasis del aša puede vencer a su opuesto, el druj, que representa todo lo contrario (la mentira, la oscuridad, el desorden, la corrupción). Esto lo vincula con el yazata Airyaman, protector de la amistad y de la medicina. Según la versión en pahlavi del Zand, unos textos avésticos perdidos pero recopilados en el siglo IX junto a otras obras en pahlavi, cuando llegue el Día de la Renovación al final del tiempo, Aša Vahištā y Airyaman descenderán a la tierra para purgarla de espíritus nocivos y, consecuentemente, el fuego lo purificará todo[5].

Fire priest of Urabask, de Damascus5 en DeviantArt.
Imagen original aquí.  



BIBLIOGRAFÍA
BOYCE, Mary: A History of Zoroastrianism, vol. I. Leiden, Brill, 1975.
Boyce, Mary: «Ardwahišt»Encyclopædia Iranica, New York, Routledge & Kegan Paul, 1986, p. 389-390. Available online: http://www.iranicaonline.org/articles/ardwahist-av
Boyce, Mary: «Aməša Spənta»Encyclopædia Iranica, New York, Routledge & Kegan Paul, 1989, p. 933-936. Available online: http://www.iranicaonline.org/articles/amesa-spenta-beneficent-divinity
Darmesteter, James: The Zend-Avesta. Part II: The Sirozahs, Yasts and Nyayis. Delhi, Motilal Banarsidass, ed. 2007.
DHALLA, Maneckji Nusserwanji: History of Zoroastrianism. London, Oxford University Press, 1983. Available online: http://www.avesta.org/dhalla/dhalla1.htm#contents
Gershevitch, Ilya: «Zoroaster's Own Contribution», Journal of Near Eastern Studies 23, no. 1, January 1964, pp. 12-38.
GNOLI, Gherardo: «Ašavan»Encyclopædia Iranica, New York, Routledge & Kegan Paul, 1987, p. 705-706. Available online: http://www.iranicaonline.org/articles/asavan-avestan
GRAY, Louis H.: «The Origin of the Names of the Avesta Months», Journal of the American Oriental Society, vol. 20, 1904, pp. 194-201. 
GRAY, Louis H.: «A List of the Divine and Demonic Epithets in the Avesta», Journal of the American Oriental Society, vol. 46, 1946, pp. 97-153. 
helmut, Humbach: «Gathas I»Encyclopædia Iranica, New York, Routledge & Kegan Paul, 2000, p. 321-327. Available online: http://www.iranicaonline.org/articles/gathas-i-texts
Lommel, Herman: Die Religion Zarathushtras, Tübingen, 1930.
Lommel, Herman: «Symbolik der Elemente in der zoroastrischen Religion», in Zarathustra, ed. B. Schlerath, Darmstadt, 1976, pp. 266-69.
 West, E. W. (trad.): Pahlavi texts. Part I, The Bundahis, Bahman Yast, and Shayast La-Shayast. Delhi, Motilal Banarsidass, ed. 1993.
West, E. W. (trad.): Pahlavi Texts. Part V, Marvels of Zoroastrism. Delhi, Motilal Banarsidass, ed. 2004.
West, E. W. (trad.): Pahlavi Texts. Part III, Dina-i Mainog-i Khirad, Sikand-Gümanik Vigar, Sad Dar. Delhi, Motilal Banarsidass, ed. 2005.




[1] Humbach, Helmut, 2000, op. cit., p. 322.
[2] BOYCE, Mary, 1986, op. cit., p. 389.
[3] Ibídem, p. 390.
[4] LOMMEL, Herman, 1930, op. cit., p. 47.
[5] BOYCE, Mary, 1986, op. cit., p. 390.

No hay comentarios:

Publicar un comentario